PASIÓN POR EL MAR

Siempre se comienza por el principio

Como dice la tradición norteña, para hablar de El Kapallaq primero tenemos que hablar de Lucho y Denisse Cordero. Un matrimonio que vivió muchos años al norte del Perú y donde desarrollaron su pasión por la vida en el mar y sus productos, que perdura hasta el día de hoy. Fundaron El Kapallaq en Lima el 5 de julio de 1996 con una innovadora propuesta en pescados y mariscos. Pero lo que hace especial a este restaurante es el legado culinario heredado por su ascendencia vasca, que incorporaron en su cocina además de la influencia gastronómica del mediterráneo italiano, donde reside su hija Adriana desarrollando diversas artes.

En El Kapallaq lo único pasado es el café

El Kapallaq hoy en su nuevo local de la Av. Dos de Mayo 748 en San Isidro, ofrece una experiencia culinaria completa con ambientes ideales para disfrutar mejor de la experiencia en el restaurante. El ambiente principal del restaurante posee una decoración que evoca una sensación de cercanía con el mar, con modernos techos altos y paredes amplias decoradas con los hermosos cuadros de Antonieta Larrabure, madre de Lucho, y un impresionante mural que recorre todo el restaurante con las distintas especies marinas plasmadas en un arte realizado por Adriana Cordero, hija de Lucho y Denisse, quien heredó ese talento de su abuela paterna.

En su segundo piso cuenta con modernos salones privados para hasta 12 personas cada uno con aire acondicionado, Smart TV y música ambiental para disfrutar tanto en familia como para reuniones corporativas.

Sazón local y recetas de antaño

El Kapallaq es uno de los muy pocos lugares donde podemos encontrar en sus recetas y su preparación el respeto por los cánones de cocina, logrando así mantener una rica tradición e historia en sus platos. El uso de las ollas de barro para los guisos, tanto los criollos como los marinos es una muestra de esta tradición. Es por esta razón que El Kapallaq Restaurant es el lugar ideal para para los que conocen y disfrutan del buen comer.

Para el disfrute de toda esta riqueza culinaria, Lucho y Denisse han logrado formar un gran equipo para trabajar de manera óptima en la cocina como también para atender personalmente a todos sus comensales, algo que no se encuentra en muchos lugares.

Nunca le des la espalda al mar

El Kapallaq no solo se preocupa por la calidad de su comida sino también por la sostenibilidad de sus insumos marinos, como el respeto a las vedas y el uso de una mayor variedad de pescados y mariscos no expuestos a riesgos de extinción y que promueven la pesca responsable. De esta manera podemos garantizar el desarrollo que proyectará nuestro presente hacia el futuro, permitiendo que nuestros nietos puedan disfrutar de las mismas bondades de nuestro mar que hoy día disfrutamos nosotros. Esta labor fue reconocida en Mistura del 2013 con un premio otorgado por la revista Somos por su Chupe de Charela.

EL CHEF

  1. Lucho Cordero, 67 años de conocimiento del mar

    Su pasión por el mar comenzó cuando tenía 4 años, en el balneario de San Bartolo, en la casa de playa de su abuelo materno Carlos Enrique Larrabure Vieira. Pescando a la orilla de la playa con un balde y colador las crías de peces pequeños para que luego su madre Toñi los friera en aceite de oliva y comerlos en el desayuno. Poco a poco fue adquiriendo nuevas técnicas de pesca con el pasar de los años hasta la caza submarina, la que lleva practicando por más de 30 años.

  2. Lucho Cordero y el legado culinario vasco

    Lucho era el nieto preferido de su abuelo después de que sus dos hermanos mayores murieran a los pocos meses de nacer. Fue acogido por él con un cariño especial y con el tiempo inculcando en Lucho todo el conocimiento de su afición por la cocina.

    Así es como comienza su pasión por la gastronomía, en la cocina de su abuelo influenciada por sus costumbres vascas (en su casa en Breña tenía 2 cocinas, una para él y otra para la abuela de Lucho). Allí se preparaban los más variados potajes con los ingredientes que tenían en casa: patos, conejos, gallinas, pavos, gallos y todo lo que pudiera ser materia de cocción y preparación de un delicioso manjar.

  3. Lucho Cordero, gran maestro de la cocina peruana

    El Congreso de la República, el 5 de julio del 2016, le otorgó al Chef Ejecutivo Lucho Cordero el título de Maestro de la Cocina Peruana en reconocimiento por sus 21 años promoviendo la cocina peruana y su diversidad, contribuyendo a convertir nuestra gastronomía en una de las más variadas y ricas del mundo.

RESERVAS

CONTACTO

HORARIO DE ATENCION

Lunes a Domingo de 12:30 a 5 pm

Reservas de Noche:de 7 a 10:30 pm

SÍGUENOS EN: